dimecres, 20 de gener de 2010

RESEÑA "TAULA 3 i CLOENDA" JORNADA IPB LES PSICOSIS INADVERTIDES


TAULA 3. Els nens erràtics, dificultat per trobar un lloc en l’àmbit educatiu i sanitariIntervenen: Josep Monseny, Psicoanalista de la EPFCL, psiquiatre, director de l’IPB; Ramón Miralpeix, Psicòleg, psicoanalista de la EPFCL, membre del Centre Especial l’Alba i Pep Daviu, Psicòleg, director de l’EAP B-17 de l’Hospitalet.
Modera: Teresa Pongiluppi


Pep Monseny
Habla de errancia psicótica y errancia institucional. Señala que el concepto de “errancia” no está ni en Freud ni en Lacan. “Errante”, según el diccionario de Edicions 62, quiere decir que va de un lugar a otro.
Con los niños psicóticos pasar el mensaje es difícil .
Indica que para el maestro y el clínico que quieran trabajar con el psicótico les es necesario tener tolerancia a la frustración, deseo decidido y apertura a la alteridad radical.
La errancia puede también ser entendida como deslizamiento sin lógica. La errancia se puede encontrar en el campo de lo educativo y en el de lo sanitario.
Ambas errancias se interrelacionan y debe tenerse en cuenta que en el niño psicótico la coherencia es fundamental para conseguir un avance del sujeto.
En el libro Educar aun… dice que ya hace referencia a estas cosas…
Monseny no se opone al uso de psicofármacos, pero sí al abuso. E indica también que es necesario que el uso del psicofármaco esté en sinergia con el abordaje psicoterapéutico, no en contraposición.
Hay casos en que hay desestructuración a nivel de la personalidad, pero en los que no vemos fenómenos elementales. La naturaleza de ciertas conductas transgresoras hace pensar en una posible patología, pero el problema con el que nos encontramos frecuentemente es que se incluyen en categorías que no tienen en cuenta la estructura subjetiva. Niños con sintomatología similar necesitarán recursos y metodologías diferentes e incluso contrarias en función de la estructura subjetiva que tengan.
El neurótico es moral, transgrede y se siente culpable.
El perverso es inmoral, transgrede y no se siente culpable.
El psicótico es amoral, pues no hay límites en la estructura psicótica. El psicótico cruza el límite una y otra vez porque no tiene inscrita la norma. Y es por ello que el psicótico está abocado a conductas erráticas.
Hay tres registros que muestran la errancia:
1. Deslizamiento a nivel del pensamiento. En la psicosis se puede pasar de un pensamiento a otro debido a una errancia permanente por el orden de lo simbólico.
2. Deslizamiento de los intereses. Tanto vale una cosa como otra, no concluye tareas o actividades. No fija su errancia en una actividad determinada. El psicótico que persevera es aquel que se fija en algo concreto, hace una suplencia (pintura…) Pero no todas las actividades en las que fija su interés son estabilizadoras
3. Deslizamiento en las relaciones o pertenencia a grupos. En la psicosis se encuentra una errancia a nivel social, una dificultad para crear un lazo relacional estable.
La errancia de la psicosis hace que el psicótico circule de un dispositivo a otro.
Hay algo en las propias instituciones asistenciales que no lucha contra la tendencia errática de los psicóticos. Tenemos redes asistenciales muy fragmentadas que tienen dificultad de relación y coordinación , y este tipo de redes favorecen la errancia del psicótico.
Concluye su presentación aludiendo a que el diagnóstico de psicosis no es fácil de hacer.

Josep Daviu
Inicia su disertación explicando dos casos de los cuales parte para su ponencia.

Continúa diciendo que los maestro/as quieren ayudar a estos chicos, pero no saben qué les pasa y a menudo no saben qué hacer.
Han de intentar -dice- averiguar qué les pasa y no etiquetarlos de pesados o de que quieren hacer siempre las cosas los primeros. A menudo hay desconocimiento del mundo interno de estos chicos.
Son chicos que entre las primeras experiencias, en los primeros años, han tenido bastantes carencias. Seguramente hay indiferenciación con la madre o bien se trata de una madre que lo sabe todo. Falta la simbolización, la capacidad ejecutiva y de planificación. Una disposición de la clase que ayude al niño a saber qué vendrá después, con planificación, anticipación, con agentes visuales… ayuda mucho a los niños erráticos. También es necesaria la formación de los maestros a nivel sociosanitario.
Al finalizar su ponencia Daviu nos aconseja el libro de Mark Haddon El curioso incidente del perro a medianoche… y nos dice que se ha de trabajar por la intersubjectividad.

Ramón Miralpeix
Inicia su charla agradeciendo a Josep Daviu que hable siendo pedagogo desde una vertiente clínica.
Nos dice que trabaja en el Centre l’Alba donde hay un Centre de Día y una Unitat Educativa i parece ser que es “la última frontera” para los errantes
En l’Alba se encuentran con una arrancia de los propios chicos y la errancia de su propia realidad, por ejemplo la institución escolar.
A la manera errática de los niños se les contesta con la errancia, también, de centro a centro, hasta llegar a uno que hace de coche escoba.
Dibujó el marco en el que nos encontramos:
Primero está la escuela, que ordena la infancia y la juventud, pues por ley no puede haber ningún niño fuera del campo escolar. Es en la escuela donde aparecen todas las conductas disruptivas. Así la escuela es fundamental para la adaptación y también para ver los problemas, siempre que los maestros se den cuenta de ellos.
La soluciones que surgen cuando aparecen los problemas no son para todos. Para los niños que tienen “X” se propone la solución “X1”
Con la escolarización inclusiva, se defiende que la enseñanza es para todos y todos en la misma escuela. Esto es el ideal. Pero suponer la bondad de la escuela y la escuela para todos, no va bien ya que salen inconvenientes. Hay niños que no encajan.
A los maestros de ahora les estamos demandando que han de saber distinguir entre un niño psicótico y un neurótico. Ahora los maestros tienen más recursos, pero no podemos pedirles que sepan de todo.
También hay errancia del niño por la familia; las diferentes familias que tenemos: los padres, familia extensa, familia de acogida, instituciones que hacen de tuteladores, familias adoptivas…
Miralpeix acaba su presentación distinguiendo el autismo de los trastornos generalizados del desarrollo, poniendo el énfasis, desde la clínica, en que el autismo no es lo mismo que un TGD. El autismo es muy duro -grave- dentro del campo de las psicosis.

Teresa Pongiluppi
Antes de pasar la palabra a la sala Teresa recuerda que es importante respecto a las psicosis inadvertidas dar herramientas al maestro, de modo que si el maestro lo quiere pueda hacer cosas. No se trata de denunciar a los maestros. Pasa la palabra a la sala


DEBATE
· Se ha hablado de metodología, pero hay ciertos temores a lo desconocido, a trabajar con determinados alumnos. Se ha de acompañar a estos profesores y esto no pasa sólo por la formación.
· Hay una determinada dificultad para tener niños psicóticos en el aula, es imposible pedirle todo al maestro, se les ha de ayudar a entender sus pensamientos, cómo son…Puede ser que no se puedan tener todos estos chicos en la escuela, que sean necesarios otros centros. Pienso que ahora tenemos las USEE, que pueden ayudar más a estos chicos, podrían ser una posibilidad.
· La idea básica es que si uno conoce mejor las posibilidades, hace mejor las cosas y sufre menos. Aplicar de forma impositiva un sistema al niño psicótico, intentar que entre en la normativa, fatiga mucho al maestro y al niño. Si tratamos de captar lo que es practicable con ese niño, no se romperá la cabeza. A veces de lo que se trata es de sentido común, pero encontrar lo practicable con el niño psicótico a menudo no es fácil. Se trataría de conseguir que se enganchara a algo e hiciese una suplencia.
La receta es que no hay receta, pero hemos de arriesgarnos, ser creativos. Inventar cosas en las que los niños psicóticos puedan engancharse.



CLOENDA. Andrés Fernández
Toma la palabra Andrés Fernández, profesor, psicólogo, psicoanalista y miembro del IPB.

En primer lugar agradece a los asistentes la participación a la Jornada así como a los ponentes sus presentaciones.

Resume lo que ha pretendido hacer el Grupo de Clínica y Educación.
Y dice que se ha dado cuenta que intervenir en la escuela consiste fundamentalmente en escuchar las dificultades de los maestros respecto a cuestiones diversas.
Las personas necesitan hablar de aquello que les pasa y aportar ideas, hablar de lo que les incomoda cuando entran al aula. Hay maestros que quieren sacar fuera a los chicos que molestan, pero hay otros que piensan que se puede hacer otra cosa con estos chicos. ¿Qué quiere ese chico? Hay que esperar a que lo diga y trabajar sobre eso, aunque en ocasiones se haga insoportable.
La inclusión en la escuela es un tema complejo y trabajar con estos chicos, a menudo errantes, es difícil.

Reseña a cargo de Nuria Rivera





FICHA TÉCNICA DEL LIBRO EDUACAR AÚN...

TÍTULO: “Educar aún… El educador frente a los retos de la enseñanza”
AUTORES: Josep Monseny, Enric Bolea, Fina Danti, Andrés Fernández, Ana Martínez, Àngels
Petit, Teresa Pongiluppi, Silvia Tolchinsky, Joaquim Trenchs
CÓDIGO: CE 58COLECCIÓN: Cuadernos de educación
FORMATO: 14 x 21 cm
Nº PÁGINAS: 204EDICIÓN: octubre 2009ISBN.: 978-84-96108-71-4
PVP. sin IVA: 16,83 €
CONTENIDO

Dice un proverbio zen: “no escucho lo que dices, sino aquello que te hace hablar”. Pues bien, a cualquier lector atento que se interese en este libro no le será difícil captar algo de lo que ha hecho reflexionar, discutir y escribir sobre la educación al conjunto de profesionales que exponen en él sus experiencias, sus propuestas de respuesta a las dificultades encontradas y los nuevos interrogantes que se les abren a medida que progresaba su reflexión.
Cada una de las páginas de este libro permite escuchar entre sus líneas el llamado imperecedero de la ilustración: “sapere aude”. Tal es el grito tácito que alimenta los anhelos de una cierta psicología, una pedagogía y un psicoanálisis que devienen por ello solidarios y compatibles frente a los que quieren enfrentarlos, pues, lejos del moralismo hipócrita, llaman a una ética que considera a todo niño como un sujeto responsable en potencia, desde su primer vahído hasta su último suspiro.
Tal es el deseo que lleva a cada uno de los autores a querer contribuir a una educación mejor, a una enseñanza fecunda y a una escuela renovada.



ÍNDICE

Presentación
¿Fracaso escolar? Andrés Fernández
¿Qué puede facilitar o dificultar el saber? Teresa Pongiluppi
Sobre el aburrimiento y el deseo. Fina Dantí
“Vive en su mundo” Los niños con psicosis y autismo en la escuela. Silvia Tolchinsky
...y los niños se siguen moviendo! (I). Àngels Petit
“¡Soy un TDAH!” (II). Joaquim Trenchs
La Hospitalidad en la escuela: acoger y acompañar al alumnado que presenta trastornos de
conducta. Enric Bolea
Incivismo y escuela. Ana Martínez
¿Qué escuela nos hace falta? Josep Monseny
Nota sobre los autores



















Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada