diumenge, 7 de febrer de 2010

LA CINTA BLANCA

La cinta blanca…con sangre entra, esta regla de tres implacable, determina la relación de una educacion totalitaria con sus efectos, la producción de sujetos perversos, o lo que hoy llamaríamos terroristas.
La pelicula me ha sacudido fuertemente por su belleza extraordinaria, intemporal, un Dreyer prendado del paisaje, de los rostros acariciados por la mirada Haneke que penetra hasta el fondo de sus almas malditas y atormentadas. Belleza que recubre o hace mas soportable el horror que subyace. Salí de la Sala algo extraviada y furiosa, peleándome con MH y a la vez intentando entenderlo. La reflexión me fue llevando hacia varias salidas, sin salida, una de ellas: Kant con Sade, escrito de J. Lacan. Kant estaba equivocado, nunca más claro, la moral como práctica incondicional de la razon no puede desconocer el principio del placer. En este olvido se plasma tambien la ética del verdugo que tortura a sus hijos en nombre del Bien supremo y cosecha al pajaro degollado, entre otros horrores. La hija le devuelve su mensaje al padre.
Sade añade al imperativo categórico el imperativo del goce. El secreto oculto en la Ley moral es el elemento sádico. El espectador, nosotros vemos las dos caras de la moneda, sobre todo la cara mas siniestra oculta del moralista y desvelada por el Marqués.
En Filosofia en el tocador, Sade escribe: “Tengo derecho a gozar de tu cuerpo…y este derecho lo ejerceré sin que ningun limite me detenga en el capricho de las exacciones que me venga en ganas saciar”. ¿Lo habrá leido Haneke? Sin duda lo sabe. Es así como el sádico impone el goce como imperativo del Superyo y por ello el dolor que inflige es inequívoco, no se oculta en la universalidad de la una moral que pretende la ortopedia del yo y la represión de los instintos mas bajos.
Esta es la Etica del verdugo que actua en nombre del Bien supremo. “Yo obedezco ordenes” dirá Eichmann desde la banalidad del mal. Este ha sido tambien el lamentable error de H. Arendt ya que la verdad del sujeto y su responsabilidad está en su deseo y no en el imperativo universal.
Haneke dice de su pelicula que no es una explicación del nazismo como se ha difundido y añade algo asi : “ un microcosmos que representa al macrocosmos”…Dificil insistir en el amor al prójimo cuando lo que se transmite es el odio. La cinta blanca está manchada de sangre, mancha que se irá extendiendo. ¿Cómo detenerla?

El arte se anticipa al psicoanálisis dirá Lacan y M.H. hace honor a esta verdad. Nace en 1942, estudia Filosofía, Psicología y Dramaturgia. Trabaja durante muchos años en la Televisión y el Teatro, ambitos que conoce en profundidad, conocimiento que apreciamos y que se traslada luego a sus peliculas.
Estrena su primera pelicula en 1989: El 7º Continente y tres años mas tarde Benny’s Video, luego 71 Fragmentos de una cronología del azar.
Para mi esta primera Trilogia es lo más contundente de su filmografía.
En esta trilogía anticipa su mensaje implacable, como un mazazo sobre la cabeza del espectador. Gran investigador de la violencia y de su performance, Haneke utiliza la misma violencia como herramienta de trabajo. Sacude al espectador, objeto pasivo de la mirada y le implica en lo que ve: “mira lo que miras” lo interpela, y lo convierte asi, al espectador pasivo, en el complice de la barbarie, del lado del verdugo y de la victima a la vez. Es así como el espectador ya participa en la obra, una pesadilla claro, pero a la vez despierta para asumir su responsabilidad en la sociedad que le ha tocado vivir, en El tiempo del lobo.
Más de lo mismo, no se escandalicen ustedes, lean la Prensa y vean los Informativos, la Television, este vertedero que escupe imparablemente su violencia sobre los pequeños burgueses acomodados que nos representan, sumidos y manipulados como estamos por el horror, sin saberlo. Haneke introduce una fuerza malevola en nuestra confortable vida burguesa occidental, la pesadilla no se acaba nunca, ni con el mando a distancia.
Nada puede cambiar el destino de una ficción que redobla la realidad.
Despues de la trilogía enunciada Haneke estrena Funny Games, 1997
El Castillo, mismo año. Código desconocido, 2000 y 2001, La pianista, otro Gran premio del Festival de Cannes. 2003, El tiempo del lobo.
y 2005 Caché, recibe varios premios y algunos la consideran como una de las mejores peliculas de la historia del cine.
Hay un parentezco entre sus peliculas. Si tuviera que condensar toda su filmografía el comentario sería un largo aullido… como aquellos que nos despiertan de una pesadilla, para seguir soñando. Sólo vemos una pelicula, siempre la misma, estamos ingresados en ella.
¿Podemos decir que se trata del anticine? Si el cine ha nacido para recubrir lo insoportable de nuestras vidas, Haneke arranca todos los velos, descubre lo que nadie quiere saber. Estamos en las antipodas de Hollywood, no hay happy end, el final esta a la altura de la tragedia que hemos urdido entre todos, sin perdón.
La muerte del cerdo, fotograma que se repite y encabeza Bennys Video, es el anuncio del sacrificio, o la crónica de una muerte anunciada. El cerdo recibe sobre su cabeza el tiro de gracia. Este es el mensaje de Haneke.
La cultura no detiene la barbarie, dice Elie Wiesel, pero sin embargo hay que seguir intentándolo…
Que renuncie aquel que no puede aproximarse a la subjetividad de su epoca, dirá Lacan. Desde el psicoanalisis intentamos hablar para ceñir algo más del horror que nos habita.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada