divendres, 3 de febrer de 2012

LA LLEGADA DEL PSICOANÁLISIS A CATALUÑA. LOS INICIOS Y LAS FORMAS DEL MOVIMIENTO LACANIANO

Clotilde Pascual
Psicoanalista y médico psiquiatra en Barcelona

Presentación


Se trata de un artículo en donde detenerse y tratar sobre la historia del movimiento lacaniano en España, particularmente en Cataluña. Con un objetivo doble: Por una parte ver que articulada a esta historia está la forma de concebir la dirección de la cura como efecto de una transmisión. Por otra parte situar los avatares y dificultades del recorrido institucional, que si bien no evitará que volvamos a tenerlos, si nos ayudara a estar prevenidos y tratar en la medida de lo posible de que se conviertan en una divergencia fecunda y no en unas rencillas estériles. Rencillas que taparían lo que está en juego: la formación de los analistas, los usos de la transferencia, el deseo del analista, las curas analíticas y sus efectos, o la aplicación del psicoanálisis.

Si leemos la obra de Lacan, éste fue constante en querer recuperar la historia del psicoanálisis guiándole en ello la referencia a la clínica y a la ética que ella comportaba. Para él como para muchos otros analistas, la historia se enmarca teniendo en cuenta los documentos que tratan de esta historia como análisis de dichos documentos. Lacan precisa esto en “Conferencias norteamericanas” al decir: “La historia es algo que existe en segundo plano a partir del documento. Si este no existe, nos encontramos con un sueño”. Podemos entonces pensar estos documentos, en el que se enmarca este artículo como una huella, como una marca dejada en la historia. Es a través de estos documentos donde cada analista puede contribuir y dejar su huella en el psicoanálisis. A este respecto es a partir de esto que se ha llegado a añadir tal o cual detalle, tal observación complementaria que nos permite ver las fluctuaciones a lo largo de la historia del psicoanálisis.

I.- Una breve introducción al tema. En este encuentro sobre como llegó el psicoanálisis a Cataluña, y en lo que me ha tocado comentar y yo también me he ofrecido, puesto que es una parte de mi propia historia, están los inicios del psicoanálisis de orientación lacaniana. No son unos inicios tan lejanos, datan en nuestro país, de 1976, es decir hace unos treinta años. Por otra parte, al tratar de este tema es imposible pensar en los inicios sin hacer un balance del camino recorrido y esto trataré de hacer brevemente.

Para realizar este balance, es necesario comenzar por decir que la transmisión lacaniana se basa en una concepción de la clínica y de la orientación de la cura analítica que son efectos de la práctica y de la teoría de J. Lacan nacido en Francia en 1901 y fallecido en 1981. Si este año es el año Freud, es decir se celebra el nacimiento de Freud hace 150 años, vemos que ambos: Lacan y Freud se llevaban unos 45 años. Apenas hubo una relación personal entre ellos, la diferencia de edad y la segunda guerra mundial no permitió esta relación. En cambio si hubo un reconocimiento constante y desde el inicio de Lacan hacia Freud, en lo que Lacan denominaba en los años 50 el retorno a Freud en su enseñanza. Por esta enseñanza, intentaba volver a ciertos conceptos claves que en esa época habían sido dejados de lado por ciertos analistas de la época, como el de la pulsión de muerte.

Por otra parte, y esto no es ajeno a toda la transmisión lacaniana, por lo tanto a los inicios de esta transmisión en Cataluña, Lacan se identifica más a los textos de Freud que a su propia persona y es su obra escrita que le sirve de guía. Se establece de esta forma una relación transferencial entre un texto (el freudiano) y un lector (Lacan). Esta relación fundamental a la obra escrita, a su lectura y elaboración es la que vamos a encontrar de forma constante en la forma de transmisión de la obra de Lacan en España.

Un muy breve recordatorio de los ejes de esta transmisión. En el retorno a Freud, Lacan respetando las coordenadas freudianas, resalta la relación del sujeto con el Otro por medio del lenguaje como tercero, como mediador. Los ejes de su enseñanza fueron tratar el inconsciente estructurado como un lenguaje, tratar de la experiencia analítica como falta en ser, y un tercer eje será situar el goce, la satisfacción pulsional freudiana, que llevada a sus últimas consecuencias, da lugar a la pulsión de muerte y en todos los casos a un goce que no puede ser simbolizado del todo.

Sabemos también que Lacan fue expulsado de la IPA por su forma de practicar sesiones de análisis de duración variable y por su crítica de la Institución analítica donde se encontraba, fundando en 1964 una institución separada de la IPA, la Escuela Freudiana de Paris. Este legado de su obra enmarcada de esta forma por la ruptura y la escisión ha hecho que en parte su enseñanza, al menos en nuestro país, se viera enmascarada por tales circunstancias. Al ser así, no se le ha hecho siempre justicia fuera de los ámbitos lacanianos, y por otra parte las escisiones dentro del mismo movimiento lacaniano han dado como consecuencia que todo esto tapara y ocupara en ocasiones, el lugar de los argumentos teórico-clínicos y las posibles divergencias teóricas.

Sin duda que en este punto el movimiento lacaniano no es tan diferente de otras instituciones analíticas de otras orientaciones, donde estas cuestiones tapan lo esencial que es la formación de los analistas, el destino de la transferencia, la transformación de los síntomas, el final de los análisis etc. Es importante reconocer el marco donde se asienta este movimiento, para comprender la historia y para entender su balance.

II.- El movimiento lacaniano. Su historia en Cataluña.

Los primeros balbuceos, pero importantes, fueron la aplicación con Tosquelles y otros clínicos de abrir hacía 1973, la aplicación del pensamiento analítico de Lacan a la psicosis, a las instituciones psiquiátricas etc. Frente a la coerción física y química de la época, la opción de hacer de la palabra la guía del trabajo, de escuchar el inconsciente del paciente y de tratar de entender en que redes significantes se encontraba atrapado, dio lugar a una transformación de la forma de acercamiento a este paciente situándole como sujeto responsable y no sólo objeto de cuidados y atención médica. Recuerdo los viajes de Tosquelles al Pera Mata de Reus, sus grupos de supervisión colectiva, sus charlas, a las que asistí algunas veces, como alumna de la Escuela Profesional de Psiquiatría de Barcelona. La forma de abordar la locura y a los que se ocupaban de ella a través de la palabra nos interesó vivamente y sin duda, al menos para unos cuantos fue una manera de acercarnos a la locura con la mediación del lenguaje.

Me doy cuenta de que tratar de estas cuestiones, es no sólo tratar de informar de unos hechos, sino también recorrer una enunciación, fruto de un real referido a otro real, subjetivo, el mío, ya que hablar de este tema entra de lleno en mi propia historia, en mi recorrido, no sólo de analista, sino personal.

Me referiré a los hechos teniendo en cuenta lo que acabo de formular.

Freud y su obra, lo hemos escuchado, tienen un inicio precoz en España con Ortega y Gasset y su traducción, pero con la obra de Lacan no ocurre así. La traducción de sus Escritos a inicios de los años 70 no fue objeto de su lectura sino en contadas excepciones. También quiero decir que hablar de inicios de psicoanálisis lacaniano en Cataluña lleva parejo el hablar o tener en cuenta su desarrollo en el resto de España, en Francia de donde surge Lacan y de Latino-América.

He enumerado los distintos hitos que marcan estos inicios y también su recorrido posterior.

1. Un primerísimo momento fue la presencia física de Lacan en Barcelona en 1958 asistiendo a un Congreso en el Colegio de Médicos de Barcelona con una ponencia: “El psicoanálisis verdadero y el falso”. Pero si bien originó interés no dejo demasiadas huellas, al menos en cuanto a grupos que siguieran su enseñanza.

2. Los inicios de la llegada del psicoanálisis lacaniano a Cataluña y al resto de España, aparte de las aportaciones de Tosquelles , tienen lugar de una forma regular en 1975 y 1976 cuando llega Oscar Massota, primero a Vigo, luego a Barcelona dando lugar a grupos de estudio y lectura de la obra de J. Lacan. Este lector de Lacan, como él mismo se complacía en autodefinirse hizo que la enseñanza de Lacan comenzara a circular y que la lectura de sus textos incitara a algunas personas a analizarse y a avanzar en la elaboración de la lectura de dichos textos. El hablar de Oscar Masotta me lleva a rendirle homenaje como el que fuera mi primer maestro en introducirme al psicoanálisis, tanto a la obra de Freud como a la de Lacan, ya que hasta entonces, siendo psiquiatra de formación, atendía pacientes, pero apenas me había topado con el pensamiento psicoanalítico.

No voy a referirme a la persona de Masotta sino a lo que puso en marcha y a lo que supo transmitir. Ya he dicho que se definía como lector de Lacan y no tanto como analista practicante, pero lo importante es que su forma de transmitir la teoría hizo que algunos, entre los que me cuento, nos llevará directamente a querer analizarnos. Creo que lo fundamental no era el contenido de su enseñanza, era el enseñar a leer y la transmisión de un querer saber acerca del inconsciente, del de los pacientes y del propio. Era algo así como: Tú puedes saber, si lees y si te analizas… En psicoanálisis uno no va sin lo otro. Este fue mi encuentro personal con él en Noviembre de 1975. Un año después y una vez que pude instalarme a vivir en Paris comencé mi análisis personal con un analista de la Escuela Freudiana de Paris, la Escuela fundada por J. Lacan en 1964. Fue el comentario de un texto de los Escritos de Lacan, “La carta robada”, los apuntes que tomé en este grupo de Estudios con Oscar Masotta que constituyen la marca de origen que me impulsó a realizar un análisis y a devenir con el tiempo analista.

Lo que prevaleció de estos grupos de estudio de Masotta y también de otros analistas de origen argentino, lectores de Lacan fue que bastantes colegas más comenzaron sus análisis, unos en París, otros en Barcelona. El psicoanálisis lacaniano comenzó a hacerse presente en Barcelona, entró en los hospitales y jugó un papel importante en la creación de la primera red asistencial de Salud Mental, naturalmente junto con psicoanalistas de otras orientaciones.

A nivel institucional se crearon las Bibliotecas Freudianas (BF) que ayudaron a la transmisión de esta orientación psicoanalítica. Si vamos a esa época, 1976-1978, políticamente el ambiente era de libertades democráticas recientes (la dictadura franquista había desaparecido hacia muy poco) y una apertura se hacia hacía lo nuevo y lo que venía del exterior. Por supuesto estos factores ayudaban y facilitaban el querer introducirse en la teoría psicoanalítica lacaniana que venía de Argentina y Francia.

Por ello Masotta que se había formado en los círculos institucionales de Buenos Aires fue bien acogido sobre todo en Barcelona por parte del mundo intelectual.

En cuanto a las Bibliotecas Freudianas fueron espacios de lectura y elaboración de la obra de Lacan y se institucionalizaron algunas de ellas, propiciando la de Barcelona, que es la que más conocí, aunque fuera a través de colegas y de los viajes que hacía a Barcelona, una serie de comunidades de trabajo que luego sufrieron transformaciones. A la muerte de Masotta, fue cuando se constituyeron estas Bibliotecas, determinando:

1- La existencia de distintas bibliotecas, en especial la de Barcelona como la más fecunda.

2- Una serie de pactos entre los que estaban dentro de esta Biblioteca.

3- Como toda institución, la BF de Barcelona sufrió de los efectos imaginarios de grupo y esto determinó el alejamiento de una serie de colegas que engrosaron la lista de los llamados psicoanalistas independientes.

4- La realización de un principio de convertir la Biblioteca en una Escuela que diera cabida a la formación en intensión de los analistas.

5- Considerar en un primer momento, a los analistas franceses como colonizadores y querer ser independientes de ellos.

Con todo esto el movimiento lacaniano en Cataluña sufre de un periodo de cierre en sí mismo. Pero rápidamente este periodo de cierre dio lugar al inicio de pactos con analistas franceses. Se inicia desde la BF el contacto con la Escuela de la Causa Freudiana de Paris creada en 1981, después de la disolución por Lacan de la Escuela Freudiana en 1980, y con el Campo Freudiano, se inician muchos análisis de colegas de Barcelona con analistas franceses y además de la Biblioteca Freudiana se crean en 1983 el Pacto Psicoanalítico y el Cercle Psicoanalitic de Catalunya, formado por los psicoanalistas que habían salido de la BF. Unos y otros aún estando en instituciones psicoanalíticas diferentes comparten el mismo marco teórico y se analizan con los mismos analistas franceses de la ECF de Paris.

Podemos preguntarnos también que pasaba en otros lugares de España. En Madrid concretamente, Oscar Masotta no logró cuajar un grupo de Estudios. Hubo grupos de Estudio formados por analistas que venían de la Argentina y algunos de ellos, a diferencia de la transmisión lectora de Masotta se erigían en maestros y analistas a la vez de los alumnos en los que apoyaban su inserción socia con los efectos de endogamia y pequeño grupo que acababa por hacer explotar el grupo mismo. No hubo creación de ninguna institución analítica. En otras ciudades se fueron creando Bibliotecas Freudianas.

En 1981 las relaciones entre los analistas de Barcelona y de la ECF se hacen más intensas: relaciones analíticas de formación etc. En 1981 se realizan unas Jornadas organizadas por la BF de Bilbao. En ellas se realiza un pacto con la ECF y especialmente con JA. Miller, el yerno de Lacan que cristalizan en la creación de un Correo del Campo Freudiano, institución creada en París por J.A. Miller y Judith Miller la hija de Lacan, en España. Este Correo era un boletín mensual que recogía las informaciones de los grupos que se inscribían en la llamada red de los grupos del Campo Freudiano en España, y constituye el primer instrumento de la organización del movimiento lacaniano más organizado en España, aunque, por supuesto había grupos que se mantuvieron fuera de esta red.

En el curso 1985 comienzan a realizarse de forma regular Seminarios de Textos y Casos Clínicos en toda España que impartidos en un principio por analistas de la ECF y de la Sección Clínica de Paris permiten una formación acerca de los textos lacanianos así como un anudamiento de la práctica y la clínica en las presentaciones de casos. Hay que destacar, que en esta realización siempre son los analistas y lectores de Lacan de Barcelona los primeros en ponerse en marcha. Hay dos fechas importantes en este recorrido:

1- Unas Jornadas Nacionales del Campo Freudiano en 1985 en Barcelona y un inicio de los Seminarios mensuales de Textos y Casos que mencioné antes. Estas Jornadas también suponen un punto de inflexión a nivel personal ya que coinciden con mi vuelta a Barcelona y mis principios de práctica analítica.

2- En 1986 la publicación de una revista: El Analiticón con 14 grupos lacanianos que participaban en su recorrido.

Puedo decir que hasta aquí son los inicios, que perduran hasta 1990, pero ya que estos inicios son tan jóvenes me parece fundamental reseñar someramente en que se transformó todo este ingente trabajo lleno de entusiasmo de esta época. Trabajo de análisis personales, de viajes regulares a Paris para analizarse, de toda una generación, de formación continuada en Seminarios, etc, de impartir a la vez una enseñanza a los que se nos acercaban, de práctica analítica para muchos. Todo ello impulsó un deseo convertido en realidad de asomarnos al mundo que nos rodeaba, a la sociedad y a las instituciones de la época y de dejar nuestra transmisión de lo que es el análisis y sus aplicaciones. Sin duda verán que hay, como un amigo dice, muchas luces pero también sombras.

En 1990 hubo la creación en Barcelona el 20 y 21 de Septiembre de la Escuela Europea de psicoanálisis que se venia a articular a la ECF de Paris. Es esta Escuela se creaban las Secciones nacionales pero también las propias de cada comunidad cultural como la de Cataluña. Con esta Escuela en Cataluña los dos conjuntos que había la BF y el Cercle se unieron dejando atrás las posibles rivalidades institucionales.

Del 90 al 98 es la época más fecunda en relación a este movimiento en Cataluña y en toda España. Se lleva a cabo un trabajo analítico y epistémico considerable pero como en toda institución, los elementos grupales, imaginarios, fueron mermando la energía, agotando a muchos colegas y sin duda esto tuvo efectos tanto a nivel de la mima institución como del exterior produciendo un cierto cierre a nivel de la transmisión hacía fuera.

En el 98 estalló una crisis debida a pactos por el poder, eternización de ciertos cargos dentro de la EEP y de la Asociación Mundial donde se insertaba, y todo esto además de lo que a algunos nos parecía conducir a un pensamiento único llevaron a una separación de muchos colegas de dichas instituciones. Se crean los Foros del Campo Lacaniano y posteriormente se crea la Escuela de Psicoanálisis del Campo Lacaniano en Enero del 2001 y paralelamente las Formaciones Clínicas para dar una enseñanza reglada del psicoanálisis y continuar en la diferenciación entre sociedad-Escuela// Instituto de Formación-Sección Clínica que siempre había funcionado en las Instituciones de Psicoanálisis.

Hay que destacar que además de estas instituciones analíticas que son las que más conozco hay una serie de grupos que se mantienen fuera de estos dos conjuntos y por supuesto hay todos aquellos analistas que teniendo una formación lacaniana se mantienen fuera de grupos e instituciones y sin duda hacen un excelente trabajo en sus práctica clínica, sea en despacho privado o institucional.

Al redactar todo esto, les traje evidentemente los hechos y como los percibí esto es inevitable y otros colegas sin duda, darían otra versión y es que la historia además de los hechos es cuando se ha vivido de lleno una elaboración de estos mismos hechos.


III.- Una breve reflexión: Las repercusiones de esta historia.

Creo que más allá de los inicios, el trabajo importante y fecundo y las crisis, ha habido y hay unas repercusiones del movimiento lacaniano en Cataluña.

-Una primera repercusión: La clínica de muchos de nosotros, que nos analizamos, que transmitimos una enseñanza, y que practicamos como analistas de esta orientación. Es decir repercusiones a nivel de la clínica nuestra, de nuestros pacientes.

-Una segunda repercusión: Un papel importante en la red clínico-asistencial en sus comienzos: En la red de Centros de Salud Mental fuimos muchos los analistas de esta orientación que trabajamos en ellos y dejamos en lo que pudimos nuestra concepción del análisis aplicado a la Salud Mental, a los hospitales psiquiátricos, a la escucha de los pacientes.

-Una tercera repercusión: A través de todo esto, la repercusión en la cultura de la época, que sin embargo y en relación a todo el movimiento del psicoanálisis no ha sabido hacerse escuchar suficientemente.

-Una cuarta repercusión: A nivel de las mismas crisis institucionales. En ocasiones son vividas tanto dentro como fuera del ámbito lacaniano con un cierto estupor, al pensar como unos analistas no pueden elaborar sus diferencias y poder llegar a pactos simbólicos. Esto lleva dentro de las propias instituciones, dolor, sorpresa, desconfianza, pero por encima de todo es una forma de darnos cuenta de algo estructural en los grupos humanos y de cómo los analistas no estamos a salvo de los efectos imaginarios del grupo. También es una forma de reconocer la inexistencia de garantías absolutas para quitarnos de encima estos efectos.

Los analistas somos analistas, en cuanto al acto analítico, en el resto somos personas que estamos sometidos al vaivén de lo imaginario, si bien creo que tenemos el compromiso ético de tratar de que lo simbólico le gane la parte, pero siempre hay algo no simbolizable. Se trataría de acoger estos efectos cuando llegan aprovechando las crisis en sí mismas para poder innovar o avanzar sin demasiada repetición.

En conclusión: Luces, sombras, pero sin duda la responsabilidad ética desde los inicios de la transmisión de una clínica, que tiene como consecuencia advertir al sujeto de su responsabilidad como analista en el acto analítico, como analizante que también la tiene, en definitiva como sujeto que puede y debe atravesar la alienación al Otro, a su discurso mortífero en ocasiones para llegar a separarse lo más que pueda de esto y apuntalar, sostener su propio deseo. Sin duda también, una clínica que lleva aparejada una forma de encaminar la vida, y por supuesto como todo discurso analítico, la dificultad de poder sostenerse, a través de las distintas épocas de forma particular en cada una de ellas. Sólo, para acabar una desiderata fuerte: que de esos inicios marcados por un deseo de querer saber y un entusiasmo por la transmisión de lo que se puede descubrir del inconsciente, quede siempre un resto para continuar en esta mima transmisión.

Barcelona, 29 de Septiembre del 2006.


Contacto: Clotilde Pascual Maza, psicoanalista y médico psiquiatra.
AME (Analista Miembro de la Escuela), de la EPFCL (Escuela de psicoanálisis de los Foros del Campo Lacaniano). Miembro docente de ACCEP (Asociación Catalana para la Clínica y Enseñanza del Psicoanálisis). Miembro de la AePCL (Asociación española de Psicoanálisis del Campo Lacaniano).


20538cpm@comb.es

Bibliografía.


1- L´École Freudienne de Paris. Histoire de la psychanalyse en France. Editorial Seuil. Octobre 1986.

2- École de la Cause Freudienne. Annuaire et textes statutaires. 1982. III partie: Textes de J. Lacan sur l´Acte de Fondation de l´École du 64 et sur la dissolution de l´Ecole.

3- Jacques Lacan. Acta de Fundación, 21 de Junio de 1964 en “La Escuela”, Escansión nº1.

4- Jacques Lacan. Proposición del 9 de Octubre de 1967, en “Momentos cruciales de la experiencia analítica”. Editorial Manantial.

3- Círculo Psicoanalítico de Cataluña. Anuario 1988. Presentación del Cercle.

4- Manuel Baldiz: Escuela y Campo Freudiano en España. Revista Noventa: Editada por el Círculo Psicoanalítico de Cataluña y la Biblioteca Freudiana de Barcelona. Octubre 1990.

5- Escuela Europea de Psicoanálisis. Textos estatutarios y definición de la Escuela en Anuario de 1990.

6- Asociación Mundial de Psicoanálisis. Anuario y Textos estatutarios en el Anuario de 1998. Presentación de la AMP en el Preámbulo página 23.

7- Internacional de los Foros del Campo Lacaniano. Directorio 1994-1996. Principios directivos para una Escuela y Textos fundadores. Página 241.

8- C. Soler, L. Soler, J. Adam y D. Silvestre. El psicoanálisis frente al pensamiento único. JVE Ediciones. Julio 2000.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada